¿Es el LI-FI el futuro del WIFI?

¿Es el LI-FI el futuro del WIFI?
Compartir

En los últimos años una nueva tecnología ha emergido en el universo de las telecomunicaciones, se trata del LI-FI, acrónimo del término inglés light fidelityLI-FI—término utilizado para denominar los sistemas de transmisión de datos inalámbrica de alta velocidad que utiliza la luz como medio de transmisión, de la misma forma en que lo hace la fibra óptica o un DVD, pero en este caso utilizando el espectro electromagnético como medio de soporte para la transmisión.

Hasta ahora, las diferentes mediciones realizadas por laboratorios alrededor del mundo muestran que puede ser aproximadamente 100 veces más veloz que la tecnología WIFI, logrando en pruebas experimentales velocidades de hasta 224 gigabits por segundo y con un nivel de inmunidad al ruido eléctrico prácticamente inexistente.

El LI-FI utiliza la luz visible o ultravioleta cercana (UV) comprendida aproximadamente entre los 400 nm y los 15 nm y la infrarroja cercana (NIR) alrededor de 780 ηm y hasta los 3000 ηm del espectro electromagnético, a diferencia del WIFI, que utiliza radiofrecuencias en 2.4mhz y 5.8 mhz, en una porción del espectro altamente contaminado y congestionado.

Tal vez pueda interesarle el artículo: ¿Puede el WIFI competir con las redes celulares?

¿Remplazará el LI-FI al WIFI como tecnología de transmisión inalámbrica de corta distancia?

El LI-FI promete ser una tecnología que resuelve los principales problemas del WIFI, por un lado, el ruido eléctrico que afecta significativamente las señales de radiofrecuencia que utilizan todas las redes existentes queda excluido. El LI-FI son señales de luz que por lo específico del espectro que utiliza y la imposibilidad de superar el área de cobertura para el que fue diseñado (no puede traspasar barreras físicas), garantiza una recepción óptima y sin interferencia en la zona indicada para la recepción. De otro lado, al igual que como ocurre con la fibra óptica, las velocidades de transmisión pueden ser muy superiores sin requerirse de equipamiento extremadamente sofisticado ni mucha infraestructura adicional, por lo que con el LI-FI las velocidades por usuario pueden ser en Gigas, a diferencia del WIFI en donde un solo giga para todo el sistema pareciera ser ciencia ficción.

Podría afirmarse que Harald Haas es el creador del LI-FI, ya que como profesor en la Universidad de Edimburgo, presidente de Mobile Communications y cofundador de la empresa PureLiFien el Reino Unido, fue quién presentó el término y la tecnología durante el TED Global Talk de 2011, donde expuso la idea de “datos inalámbricos de cada foco” bajo el paraguas de un gran proyecto denominado D-Light, el cual se inició en el año 2010 y fue financiado hasta el 2012 por la Digital Communications del Instituto de Edimburgo. No obstante, en octubre de 2011, cuatro organizaciones interesadas en desarrollar la tecnología fundaron el Consorcio Li-Fi y unos meses después el término fue aceptado e incluido por el comité de estandarización IEEE 802.15.7

El LI-FI, utiliza una tecnología que emplea la luz originada por diodos emisores de luz: LEDS, utilizando una bombilla como  medio de transmisión, simulando a través de la interrupción en la emisión de las ondas de la luz el comportamiento de una red WIFI, creando el binarismo necesario de unos y ceros en todo proceso digital, trabajando a modo de parpadeo, conectando y apagando la corriente de los leds a gran velocidad, todo lo anterior, sin que el ojo humano pueda percibirlo.

Hasta ahora los diferentes sistemas y prototipos de LED que se han producido, han demostrado ser completamente compatibles con los sistemas de iluminación convencional, sin generar aparentes interferencias entre ellos.

Pero si bien pareciera ser casi perfecta esta tecnología, sin duda una de sus mayores fortalezas es también su mayor debilidad, pues al ser incapaz de traspasar objetos, las ondas de luz que emite el sistema son cortas o al menos limitadas a un espacio geográfico en donde no existan barreras ​físicas que impidan el paso de la luz. Por ejemplo, en una casa convencional, se necesitaría un LED transmisor o sensor de transmisión, por cada ambiente separado por las paredes, es decir uno para cada cuarto, la cocina, la sala, el comedor, el garaje, etc, igual ocurre en una fábrica o una oficina, lo cual sin duda incrementaría significativamente los costos de operación, pues generalmente en una construcción que no supera los 100 metros, solo se requiere de un Router WIFI para dar cubrimiento.

Tal vez pueda interesarle el artículo: El impacto que traerá las 5G en las Telecomunicaciones

Tal y como lo advertimos anteriormente, las debilidades son también fortalezas que por demás no son nada despreciables, pues la disminución de la interferencia es muy significativa, ya que no se corre el riesgo de que el LI-FI de un vecino genere interferencia en nuestro hogar, teniendo la certeza de que la señal dentro de nuestro espacio es realmente nuestra señal y no el residuo de más de 20 vecinos que utilizan las mismas frecuencias.

De otra parte, el riesgo de que alguien se cuelgue sin permiso de nuestra red inalámbrica es casi imposible, pues además de los protocolos normales de encriptación que llevan las redes inalámbricas, la barrera física como los muros o paredes que separan los espacios, son una garantía adicional de que un hacker no pueda colgarse de nuestra red y robarse nuestro ancho de banda o nuestros datos personales.

En el caso de las aeronaves sin duda el LI-FI es la solución definitiva, pues evitará todos los temores existentes respecto a la posible interferencia que generan las radiofrecuencias, y aunque hoy en día existen sistemas de WIFI confiables dentro de las aeronaves y compañías como Delta Airlines ofrecen en todos sus vuelos este servicio, aportaría mucha más tranquilidad y confiabilidad a los pilotos, fabricantes, aerolíneas y por supuesto a los pasajeros. Utilizar ondas de luz en vez de sistemas de radiofrecuencia es la razón por la cual, Airbus, planea la incorporación de diodos LI-FI en un futuro cercano para las nuevas aeronaves que introduzcan al mercado. Al respecto Valentin Kretzschmar, especialista en datos de aeronaves de Airbus, informó en 2017 que esta tecnología estará presente en las aeronaves mucho antes que en el mercado, por lo que Airbus trabaja con la compañía pureLiFi para no solo incorporar diodos transmisores-receptores, sino también una solución de bajo costo, como por ejemplo un receptor-transmisor USB tipo Pendrive, que sea entregado a los pasajeros y puedan conectar fácilmente en su ordenador.

Por su parte la multinacional de la informática APPLE, en la versión 9.1 de IOS, el sistema operativo utilizado por los Iphone incluyó como novedad una referencia específica al LifiCapability, un protocolo compatible con tecnología LI-FI, por lo que es posible esperar que muy seguramente en las próximas versiones de estos dispositivos, ya venga incorporada la tecnología necesaria para la recepción y transmisión de sistemas basados en LED ópticos. Teniendo en cuenta que Apple históricamente ha sido la compañía que define la ruta crítica de los desarrollos tecnológicos del sector, muy seguramente Samsung, Huawei, Motorola y otros competidores seguirán el ejemplo y veremos más rápido que tarde, muchos equipos celulares con esta tecnología de diodos transmisores y receptores compatibles con la norma LI-FI.

En conclusión, si bien el LI-FI es una tecnología muy prometedora que solucionaría gran parte de los problemas existentes del WIFI, principalmente la interferencia y la piratería, los sobrecostos que se requieren para incorporar un diodo LED transmisor – receptor por cada espacio geográfico que demande cobertura, probablemente retrasen su masificación haciendo que convivan por cierto tiempo ambas tecnologías, por lo menos mientras los fabricantes logran economías de escala y reducen notablemente los costos.

En el caso de América Latina mientras no se mejoren las velocidades de banda ancha, las altas capacidades de transmisión que ofrece el LI-Fi por sí mismo no constituirá un valor diferencial, pues de nada sirve tener una super autopista en la sala de nuestro hogar, si el camino hacia Internet es una trocha.

Tal vez pueda interesarle el artículo: “La Falacia de la Banda Ancha en América Latina

No obstante, en ciertos ambientes muy especializados como aeronaves, clínicas y laboratorios, muy seguramente esta tecnología se impondrá como la única viable en muy pocos años, ya que la garantía que ofrecen de no interferir sobre otro tipo de equipamiento instalado, ninguna otra tecnología de radriofrecuencia podrá garantizarlo.

Articulos Relacionados