Netflix supera en suscriptores a la televisión por cable en Estados Unidos

Netflix supera en suscriptores a la televisión por cable en Estados Unidos
Compartir

Esta semana, Leichtman Research Group reveló una cifra que puede parecer alarmante para la industria de los cableoperadores: Netflix alcanzó 50,85 millones de suscriptores en Estados Unidos, frente a los 48,61 millones de usuarios de cable tradicional. Así, por primera vez, la OTT supera (por 4,6%) a los abonados al cable, es decir, hogares suscritos al servicio de televisión paga mediante FHC, fibra óptica o cualquier otra tecnología cableada.

Esa revelación marca un hito importante en la industria audiovisual de Norteamérica. Medio centenar de millones de hogares son evidencia suficiente de la penetración que ha tenido Netflix y de su capacidad para mantenerse a flote con un modelo de negocios que, en su momento, pocos creyeron sostenible. La compañía merece un reconocimiento por su innovación, perseverancia y audacia corporativa, pues se ha convertido en una alternativa de consumo audiovisual sostenible y funcional, con una gran penetración de mercado y un esquema tecnológico disruptivo.

Si bien a primera vista estos resultados parecieran marcar el inicio del fin de la televisión por cable tradicional en Estados Unidos, es importante tomar la perspectiva apropiada para analizar la situación. Por un lado, a dichos 48 millones de suscriptores del cable hay que sumarles los demás sistemas de televisión paga disponibles en Estados Unidos, que juntos superan los 93 millones de abonados, incluyendo casi 33 millones en DTH o sistemas satelitales y 1,7 millones de usuarios de servicios de video lineal por Internet. Así, la participación de Netflix equivale al 50% del total de usuarios de televisión por suscripción de los Estados Unidos.

Por otro lado, Netflix no necesariamente opera como sustituto de la televisión tradicional, sino en una oferta adicional de servicios, al que algunos académicos han denominado second screen (segunda pantalla). En diversos escenarios de Andinalink esto se ha evidenciado como un fenómeno que hemos denominado second plataform, o segunda plataforma, idea que implica que las OTT no son necesariamente una amenaza para el sector TELCO, sino más bien una gran oportunidad para la diversificación de los modelos tradicionales, pues abre una nueva ventana para la monetización de servicios.

Por lo anterior, es posible que lo que estemos presenciando sea la clara evidencia de que los suscriptores del cable están dispuestos a pagar tanto por el servicio tradicional de televisión y por servicios complementarios que enriquezcan la oferta. Se demuestra también que el mercado es mucho más robusto y resistente de lo proyectado, lo que obliga a revaluar el viejo mito de que el mercado en Estados Unidos estaba agotado y saturado.

Esta noticia se da en momentos en que algunos medios y autores difunden la idea de que la TV tradicional en Estados Unidos está en declive, pues en el primer trimestre de 2017 registró una pérdida de 760.000 suscriptores respecto al mismo periodo del año anterior. Esta cifra ha estado mediada por la aparición de servicios como Youtube Live y Hulu Live, que transmiten canales de televisión por sus plataformas OTT, lo que permite ver que algunos usuarios están contratando exclusivamente los servicios de banda ancha y, una vez conectados, prefieren contratar los servicios de video con proveedores virtuales.

En el caso latinoamericano, las cifras aún no indican que se siga la tendencia estadounidense. Netflix aún está lejos de alcanzar en la región una penetración equivalente al 50% del mercado total del cable. Por ejemplo, los 650 mil suscriptores de la compañía en Colombia son alrededor del 10% de dicho mercado. En otros países, como Argentina y Brasil, las cifras son similares, aunque es importante destacar que el fenómeno de second plataform es también una constante en la región. Así, más de medio millón de los usuarios colombianos de Netflix contrataron el servicio de manera complementaria al del cable tradicional.

Pude concluirse, por ahora, que el crecimiento de Netflix y sus interesantes éxitos en el mercado y la innovación empresarial no significan un declive parcial de la industria de la TV por cable, sino una coyuntura en la que el concepto de televisión comienza diluirse y sus servicios se hacen más versátiles, estamos presenciando claramente una dispersión de audiencias y pantallas, con las consiguientes oportunidades para toda la industria: actualización, diversificación y complemento.

Por:

​Gabriel E. Levy B.
Sergio Andrés Urquijo M.

Califica este artículo

Calificación de los usuarios: 5 (1 votos)

Resumen de votos:

3

Articulos Relacionados