COVID-19: El fracaso de la política occidental en un mundo digital

COVID-19: El fracaso de la política occidental en un mundo digital
Compartir

COVID-19: El fracaso de la política occidental en un mundo digital

Por: Gabriel E. Levy B.

www.galevy.com

La actual generación que habita el planeta tierra nunca se había enfrentado a una potencial crisis sanitaria, social y económica como la que ha producido el COVID-19. Hace algunas semanas plantear que las fronteras se cerrarían y que deberíamos quedarnos encerrados en nuestras casas solo ocurría en las películas de ficción.

Pero mientras el mundo occidental pareciera debilitarse ante la coyuntura que ha provocado el nuevo coronavirus, Asia no solo está saliendo de la crisis, sino que está asumiendo el liderazgo mundial, al tiempo que la pandemia nos deja aprendizajes que todos los humanos debemos capitalizar.

¿Qué podemos aprender de la actual crisis?

En un reciente artículo, Byung-Chul Han, filósofo surcoreano experto en estudios culturales y profesor de la Universidad de las Artes de Berlín, puso en evidencia como la crisis del COVID-19 ha sido mucho mejor gestionada en Oriente que en Occidente, pues tal y como lo menciona en la publicación, los gobernantes en las potencias occidentales no entienden la magnitud de la crisis y levantan nuevas fronteras como solución, mientras los gobiernos en Oriente atacan el virus con Internet de las Cosas, Inteligencia Artificial y Big Data, logrando resultados asombrosos en muy corto tiempo.

“Europa está fracasando. Las cifras de infectados aumentan exponencialmente. Parece que Europa no puede controlar la pandemia. En Italia mueren a diario cientos de personas. Quitan los respiradores a los pacientes ancianos para ayudar a los jóvenes. Pero también cabe observar sobreactuaciones inútiles. Los cierres de fronteras son evidentemente una expresión desesperada…” Byung-Chul Han

En oposición a Europa, Byung-Chul Han destaca que en Asia la pandemia está siendo combatida no solo por virólogos y epidemiólogos, sino por ingenieros informáticos y especialistas en macrodatos, un trascendental cambio de paradigma del que los gobiernos occidentales a duras penas se han enterado. Aunque el análisis realizado por el docente coreano pone en evidencia todos los peligros que significarán para la humanidad los Estados controlados desde lo digital con una visión confucionista lo que constituye una gran amenaza contra la privacidad y los derechos civiles también pone sobre el tapete la flexibilidad con la que los países asiáticos han asumido la sociedad de la información, en oposición a Occidente, que pareciera haberse quedado anquilosado en una visión industrialista del siglo pasado.

Aprendiendo de Asia-Pacífico

Es justamente de esta reflexión que hace el filósofo coreano que debe surgir el primer aprendizaje para los países de Occidente: es urgente que dejemos de elegir gobernantes incapaces de ver más allá de sus ombligos. Y no se trata de un asunto de izquierda o derecha política, un tema que ya deberíamos haber erradicado de nuestras agendas hace más de 40 años; se trata en primer lugar de escoger gobernantes con el mínimo de sentido común, que entiendan las nuevas lógicas y dinámicas de las tecnologías de información y comunicación; que utilicen la ciencia como criterio para tomar decisiones, que comprendan que somos una gran Aldea Global; pero, sobre todo, que tengan la capacidad de traer el presente los ideales que dieron origen a nuestras democracias. Un nuevo Contrato Social pero ahora digital, ajustado a la sociedad del conocimiento y de la información, eficaz en un mundo hiperconectado, globalizado, rizomático, diverso, pragmático, heterogéneo y ecléctico.

En Italia, Matarella y Conte ven impávidos morir a sus conciudadanos, Pedro Sánchez en España intenta mostrar que tiene controlada una situación que claramente se le salió de las manos; Donald Trump en Estados Unidos recurre a la misma solución que ha propuesto desde su primer día de gobierno para todos los problemas en su país: cerrar la frontera con México, y Jair Bolsonaro en Brasil, con su inacción y abandono de responsabilidades, está condenando a su pueblo a una exposición epidemiológica sin precedentes.

En contraposición, Xi Jinping en China parece haber controlado la propagación del brote y recurriendo al uso de todas las tecnologías en las que vienen trabajando en los últimos años, desde la medicina, pasando por el Big Data y sobre todo el uso de IOT e Inteligencia Artificial, puso en posición estratégica a su nación para asumir el liderazgo global de la crisis, no solo desde lo epidemiológico, sino muy probablemente desde lo económico, en lo que podría anticiparse como un nuevo Plan Marshall.

En Corea del Sur Moon Jae-in y Chung Sye-kyun, como cabezas del estado, están empleando la Inteligencia Artificial para anticiparse al comportamiento del COVID-19, realizando más de 10 mil pruebas diarias en las calles con el fin de obtener la información necesaria para que sofisticados algoritmos se anticipen al avance de la pandemia. Han controlado estrictamente el aislamiento de los enfermos con tecnología de punta como cámaras de seguridad con reconocimiento facial y la data que arrojan millones de móviles presentes en cada ciudadano, y han dotado a todo su pueblo de mascarillas, pero no cualquier tipo de mascarilla, sino unas diseñadas mediante Inteligencia Artificial y alta ingeniería, con nanofiltros que controlan eficazmente la propagación del virus y que puede lavarse sin perder su calidad.

Estos simples pasos han evitado el crecimiento de la propagación del COVID-19, mientras los gobernantes en Occidente les dicen a sus ciudadanos que el uso de mascarilla no es necesario, principalmente porque no tienen como garantizar el suministro.

Pero el éxito asiático no solo es de Corea y China, pues de forma muy similar Japón, Taiwán y Hong Kong implementaron estas medidas antes de que la crisis se desatara en sus países, aprendiendo de sus vecinos y tomando medidas eficaces a tiempo.

Teletrabajo: el as bajo la manga del primer mundo

Mientras en América Latina los gobiernos ven impávidos como se derrumban sus economías ante la magnitud de la crisis que representa aislar o encerrar a toda su fuerza laboral, en países asiáticos y en algunas de las potencias occidentales no resulta tan angustiante la cuarentena, pues desde hace muchos años vienen implementando el teletrabajo, principalmente en los empleos calificados que no demandan mano de obra física. Así, han alcanzado mayores niveles de eficiencia y disminución de la huella de carbono, algo que para países del tercer mundo como los de América Latina con excepción quizás de las áreas urbanas de Ciudad de México y Sao Paulo no ha sido posible de masificar. Aunque es parte del discurso político de prácticamente todos los gobiernos de la región, ni siquiera el plano gubernamental en la práctica la medida es real, posiblemente por culpa del fetichismo absurdo por la presencialidad y el control patronal físico por parte de los empleadores, lastre que hace parte de una cultura laboral heredada de la colonia.

La estrechez mental de empleadores y gobernantes, al igual que la falta de entrenamiento en el uso de herramientas tecnológicas, la pésima conectividad, la falta de acceso a Internet y las múltiples brechas digitales, son los factores que probablemente les costarán una recesión económica mucho más desastrosa a los países de Latinoamérica, Medio Oriente y África que al resto del mundo.

El paradigma ambiental

Existe un plano en el que no solamente América Latina y el mundo Occidental tienen mucho que aprender del COVID-19, y es el plano ambiental. Hace mucho tiempo sabemos que la forma en que habitamos este planeta es insostenible, pues los recursos son limitados y la polución ha explotado; sin embargo, las dinámicas del mundo industrializado en el que nos acostumbramos a vivir han hecho que nos resistamos a cambiar nuestros hábitos y formas de vida. Esto no solo es culpa de los gobiernos y las grandes industrias, sino de los ciudadanos, especialmente en los países más desarrollados.

La realidad muestra que, en condiciones normales, fuimos incapaces de realizar los cambios que el planeta nos exigía, pero esto podría cambiar, dado que la pandemia del COVID-19 está revolcado abruptamente nuestra forma de vida. Se están creando las condiciones para un cambio masivo de hábitos en la población, lo que es una oportunidad histórica para acostúmbranos a trabajar y estudiar desde casa, aunque sea varios días a la semana, a disminuir el uso de los vehículos particulares, a erradicar el uso del papel en las empresas y gobiernos, a aprender a cohabitar el planeta con las demás especies y a desinfectar de forma permanente el transporte público. Podremos aprender a consumir menos productos no renovables, a masificar la telesalud y la hospitalización domiciliara para reducir los riesgos de infección intrahospitalaria, a erradicar el plástico de un solo uso, a racionalizar el uso de los viajes en avión y, en el caso concreto de China, el mundo entero debe exigir el cierre permanente de los mercados donde se venden animales vivos, pues quedó claro que son un riesgo biológico latente para la humanidad.

La solidaridad: el gran aprendizaje

Pero sin duda el mayor aprendizaje que la humanidad debe capitalizar de esta pandemia es que la solidaridad es el mayor capital que tenemos, lo que nos hace humanos, recuperando el valor de la empatía y la compasión.

Si algo nos ha dejado claro el COVID-19 es lo débiles que somos frente a la naturaleza, lo inservibles que son las armas y lo inoperante que es el poder humano frente a una partícula microscópica.

Foto: Erik Mclean en Unsplash

1 Artículo: La Emergencia Viral y el mundo del mañana

2 Artículo: La Emergencia Viral y el mundo del mañana

3 Artículo: La Emergencia Viral y el mundo del mañana

4 Definición enciclopédica de Globalización

5 Definición enciclopédica de Liberalismo

6 Artículo enciclopédico sobre el Contrato Social

7 Definición enciclopédica de RIZOMA

8 Artículo sobre el manejo de la crisis del Coronavirus en Italia

9 Artículo del New York Times sobre los errores de España e Italia

10 Artículo del Mundo de España sobre el manejo de la crisis del cornavirus

11 Artículo sobre la decisión de Trump de cerrar fronteras

12 Artículo de France24 sobre el manejo de la crisis del Coronavirus en Brasil

13 Artículo sobre el manejo de la crisis en Brasil por parte de Bolsonaro

14 Artículo de France24 sobre el manejo exitoso de los países asiáticos del Covid19

15 Artículo de El Universo sobre las tecnologías que está usando China para controlar el Covid19

16 Artículo del Confidencial de España sobre el Plan Marshal de China frente al Coronavirus

17 Artículo enciclopédico sobre el Plan Marshal

18 Artículo de El Confidencial sobre el manejo de la crisis en Corea del Sur

19 Artículo: La Emergencia Viral y el mundo del mañana

20 Artículo sobre la crisis de mascarillas en Francia

22 Listado de países donde más desarrollado está el teletrabajo

23 Artículo Ciudad de México lidera el Teletrabajo

24 Artículo: Brasil lidera el Teletrabajo en Latinoamérica

25 Página oficial de Teletrabajo de Colombia

26 Artículo El Estilo de Vida que devora nuestro

27 Artículo: Hábitos para salvar el Planeta

Articulos Relacionados