FACEBOOK Y LOS PARTIDOS DE LA DISCORDIA

Compartir

En mayo del año pasado, Facebook y la Confederación Suramericana de Fútbol ⎯CONMEBOL⎯ anunciaron pomposamente la transmisión de 27 partidos de la Copa Libertadores 2019 por la plataforma Facebook Live. La compañía de Mark Zuckerberg recibió los derechos de difusión exclusiva de los partidos hasta cuartos de final, en 10 países sudamericanos miembros de la agremiación.

Esta decisión hace parte de una estrategia global de Facebook para fortalecer sus contenidos audiovisuales y ganar terreno frente a otros competidores aventajados como YouTube, Netflix, la televisión por suscripción y la televisión abierta.

Sin embargo, a medida que las transmisiones han ocurrido, muchos problemas han sido evidenciados por los aficionados en América Latina que arrojan dudas sobre convenios de este tipo y sobre la capacidad de las plataformas online para llevar a multitudes los deportes más populares. Varios de estos problemas, que analizaremos aquí, tienen que ver con características estructurales del mercado de Internet en nuestra región.

¿Por qué la percepción de los aficionados no ha sido hasta ahora la mejor?

Miles de publicaciones realizadas por usuarios en redes sociales, incluyendo el mismo Facebook, al igual que artículos de análisis periodísticos y comentarios radiales, han puesto en evidencia el malestar de algunos aficionados del deporte que luego de las transmisiones se han sentido defraudados.

El primer factor de malestar ha sido la baja conectividad que aún existe en América Latina. Por ejemplo, el indicador BAF (Banda Ancha Fija) diseñado por el Observatorio de Banda Ancha de la CEPAL, indica que la economía de la región con mayor penetración de una verdadera banda ancha que cumpla todos los estándares de velocidad y calidad es la de Uruguay, con 25% de hogares cubiertos. Es decir, en el mejor escenario regional, solo un cuarto de los hogares tiene una banda ancha real.

Lejos de este dato están Chile y Argentina, con 17% de hogares a comienzos de 2018. En un escenario mucho más preocupante se encuentran México, Colombia y Brasil, con un aproximado 12%. En los demás países las cifras no superan el dígito. Y, como ocurre siempre en nuestra región, estos datos responden casi completamente a indicadores de las zonas urbanas más densamente pobladas, pues en las zonas rurales y ciudades pequeñas muchas veces no hay ningún tipo de cobertura con internet de banda ancha.

Respecto de la Banda Ancha Móvil (el internet transmitido por las redes de telefonía celular) los indicadores son mejores. Un estudio publicado por GSMA Intelligence y presentado durante el Mobile 360 Series Latin America en Buenos Aires, Argentina, encontró que las conexiones móviles 4G ⎯tecnología LTE⎯ pasaron del 8% en el año 2015 al 38% en el 2018 en Latinoamérica y un 37% en 3G, evidenciándose un avance en la penetración del Internet móvil en toda la región. Sin embargo, el mismo estudio puso en evidencia que la mayor parte de estas conexiones no son de tarifa plana, es decir, que los usuarios suscriben planes limitados de datos que no les permite consumir de forma intensiva contenidos, especialmente video, y que si quieren datos suficientes como para ver un partido muchas veces deben pagar un costo extra bastante elevado.

Con una banda ancha fija que en el promedio de la región no llega al 15% y una móvil que ronda el 38% pero con altas restricciones de consumo en los datos, es evidente que solo una parte muy pequeña de la población en toda la región puede darse el lujo de acceder a ver un partido de fútbol en directo a través de Facebook. De este modo, el acceso a las transmisiones del deporte más popular del mundo terminó convirtiéndose en un privilegio selectivo y excluyente.

Un asunto de exclusión

En su momento, Facebook presentó su estrategia como incluyente, pues alrededor de 300 millones de personas en Latinoamérica poseen una cuenta en esta red social. Además, las transmisiones son totalmente gratuitas, a diferencia de lo que ocurre con las transmisiones por cable, para las que debe existir una suscripción paga. No obstante, la realidad y las estadísticas muestran que la mayoría de esos usuarios solo usan la red social para consultar sus muros en el móvil dados sus restringidos paquetes de datos; muchos dependen de conectarse a una red wifi privada o pública, y un porcentaje importante se conecta a internet en lugares como un café internet o bibliotecas, en una experiencia muy diferente a disponer de los recursos tecnológicos suficientes para disfrutar de una transmisión de streaming en directo, con buena calidad de audio y video.

América Latina es habitada por alrededor de 650 millones de personas; menos del 50% de la población total posee una cuenta en la red social, y de ese porcentaje, menos de un 15% tiene banda ancha fija en su hogar de calidad para ver video por internet (según cifras de la CEPAL). Aunque aproximadamente un 38% de las personas cuenta con una banda ancha móvil 4G (cifras de GSMA), su plan de datos no les permite darse el lujo de ver un partido completo. Es posible que algunos usuarios logren ver de contrabando los partidos en las empresas donde laboran, algo que tampoco es una buena solución pues en muchas empresas las conexiones a las redes sociales se encuentran restringidas o saturadas.

Todo lo anterior nos permite inferir que Facebook está lejos de poder competir en alcance con la televisión por suscripción, sector que en las economías más grandes de América Latina (Brasil, Argentina, México, Chile y Colombia) tienen una penetración de más del 70%. Esto se confirmó con la transmisión del partido del Deportivo La Guaira frente a Atlético Nacional durante la primera semana de febrero de 2019, que solo tuvo 100 mil usuarios conectados, de acuerdo con la misma estadística de Facebook en Pantalla. En contraste, la audiencia de una transmisión de Fox Sports oscila entre 500 mil y 3 millones de televidentes en un partido ordinario y de hasta 27 millones en una Final, de acuerdo a los indicadores de share y rating de Kantar Media Ibope en la región.

¿Qué tiene que ver el abuso del reúso con las fallas de las trasmisiones por Facebook?

Pero los problemas no son solo para los usuarios que no tienen forma de conectarse. Un defecto adicional se hizo muy evidente durante toda la transmisión del partido entre Deportivo La Guaira y Atlético Nacional, que tuvo una calidad fluctuante entre los usuarios, incluso en los que contaban con altas velocidades de banda ancha.

La razón de estas variaciones en la calidad de la transmisión se explica en el abuso del reúso por parte de algunos proveedores de Internet.

El reúso se refiere a la capacidad de conectividad vendida a un grupo de usuarios y que en realidad no es exclusiva de ellos, sino que anteriormente ya había sido vendía a otro grupo. Es decir, aprovechando que no todos los internautas navegan al mismo tiempo, es posible vender varias veces la capacidad de acceso a la red, lo cual alivia sustancialmente los costos, pues no es lo mismo que un solo usuario pague por un mega de internet, a que cinco usuarios paguen por ese mismo mega.

Aunque en apariencia el reúso pareciera ser anómalo, siempre ha existido y en general ha funcionado bastante bien. Esta figura permite distinguir el servicio de acceso nominal del servicio de acceso efectivo, lo cual, si se hace de forma organizada, planeada y con una eficiente gestión de las velocidades de acceso, permite que muchos usuarios puedan disfrutar de una buena velocidad a bajo costo, gracias al subsidio que genera que otros usuarios paguen por esa misma velocidad.

Por ejemplo, 10 megas le son vendidos a un cliente corporativo y cuyas estadísticas evidencian que el tráfico se da en horario diurno de lunes a viernes; esa misma capacidad (es decir, los mismos 10 megas) se le vende a un usuario domiciliario cuyas estadísticas evidencian alto consumo en horas de la noche de lunes a viernes y durante todo el día en fines de semana. De esta forma se reutiliza eficientemente la misma capacidad, y hasta este punto la práctica es conveniente.

No obstante, muchos operadores con el fin de obtener mayores utilidades y bajar el costo de internet, comienzan a jugar con los tiempos muertos estadísticos de los usuarios. Así, si en una casa en donde habitan personas que hacen poco uso del internet, al notar esta tendencia el operador vuelve y revende la misma capacidad que ya había revendido a esa familia y así sucesivamente. Al final terminamos presenciando reúsos promedios en la región de 10/1, lo que significa que por el mismo internet 10 personas terminan pagando por lo que creen es una conexión exclusiva, cuando en realidad todos están compartiendo la conexión.

Gracias a los CDN (data centers) instalados en las centrales de los proveedores de Internet, la mayor parte del tráfico termina siendo local; empresas como Netflix, Google y Facebook almacenan localmente la información en servidores disponibles en cada proveedor de Internet. De esta forma, cuando el tráfico es local, el reúso del canal internacional no se hace evidente, pues el operador localmente tiene una capacidad de asignación de ancho de banda muy superior. Un usuario que consume Netflix se siente satisfecho con la calidad, pues termina siendo paquetes de datos locales que circulan entre el proveedor y el usuario.

El problema surge cuando no es posible almacenar localmente información, como ocurrió con los partidos de la Copa Libertadores transmitidos por Facebook, pues al ser en vivo no era posible almacenarlos previamente en los CDN. Cuando los usuarios se conectaron simultáneamente para verlos, encontraron que su conexión sobrevendida y muy reusada no les permitió ver el partido. Aunque muchos de ellos pagan por conexiones de 5, 10, 20 o más megas, en la práctica su conexión internacional estuvo tan congestionada que la caja de Pandora se terminó abriendo y se generó un escándalo.

El malestar de los usuarios

Miles de usuarios se desahogaron en redes sociales contra Facebook, quejándose de la situación, mientras otros, con proveedores cuya política de reúso es más baja y ética, pudieron ver en perfectas condiciones la transmisión, incluso con capacidad de ancho de banda inferior a 5 megas.

Esta es la razón por la que algunos manifestaron sentirse satisfechos con la calidad de la transmisión y otros profundamente ofendidos.

Un serio problema para los ISP y TELCOS

Hasta ahora, la posibilidad de tener simultáneamente miles de usuarios conectados a un streaming de video en línea era algo muy poco probable. En los cálculos de un proveedor de Internet, mientras algunos usuarios podrían estar viendo una transmisión en vivo, otro tanto estaría desconectado o consumiendo data local de CDN, pero no existían escenarios en el que un porcentaje grande de sus usuarios estuvieran conectados simultáneamente a una trasmisión de video de un canal internacional. Esto cambió radicalmente con la iniciativa de Facebook, que altera todos los cálculos de reúso de los operadores y los pone en una muy difícil situación.

Eventualmente podría pensarse en un caché temporal que permita retransmitir los partidos con una diferencia (delay) de segundos entre algunos consumidores. Para esto se haría un aprovisionamiento temporal de los datos en los servidores, para luego redistribuir el contenido como si fuera video bajo demanda.  No obstante, esta figura agregaría tiempo de delay adicional al ya existente (Facebook ya lo hace para no congestionar su canal internacional), lo que en términos prácticos significaría una demora no de 20 segundos, como ocurre con operadores satelitales tipo DirecTV, sino de varios minutos (entre 5 y 10 minutos), dada la cascada de CDN que pueden anteponerse a una Telco antes de llegar al emisor. Por tanto, esta sería una solución inadecuada e inaceptable para una transmisión en vivo.

Si el fenómeno de las transmisiones en vivo sigue aumentando, la única solución real y eficaz en el largo plazo es una drástica disminución en las tasas de reúso por parte de las Telcos, lo que finalmente se vería reflejado en el fin de las tarifas planas, como ya ocurre en los paquetes móviles, o en el aumento de las tarifas, por lo que finalmente dichos partidos no serían tan gratis como Facebook pretende mostrar.

En conclusión, las actuales variables parecieran indicar que, al menos en América Latina, este no es el mejor momento para pensar en transmisiones masivas de contenidos televisivos por internet en vivo. Mientras el acceso a internet no mejore en la región, no haya más apropiación, no disminuyan las tasas de reúso y se logre una verdadera conectividad, este tipo de iniciativas terminan siendo más perjudiciales que beneficiosas, al tiempo que pueden excluir y discriminar a muchas personas que aman el deporte.


1 https://www.eltiempo.com/deportes/futbol-internacional/criticas-a-transmision-por-facebook-del-partido-de-nacional-de-copa-libertadores-324636
2 https://www.latamclick.com/estadisticas-de-facebook-america-latina-2018
3 https://twitter.com/gobiperez/status/1093662256741654528?s=21
4 https://revistasenal.com/tv-paga/fox-sports-lidero-los-ratings-de-argentina-la-final-de-la-copa-libertadores.html

 

Sobre el autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte? Contáctanos y te atenderemos directamente