La Era de los Flujos

Compartir

En la «Era de los Flujos» descrita por Kevin Kelly en «Lo inevitable», la inmediatez y la transmisión constante de información redefinen nuestras vidas.

La sociedad exige adaptarse a una dinámica donde cada mensaje, imagen o video desaparece tan rápido como aparece.

Quienes no se ajustan a esta rapidez tecnológica y comunicativa, ya sean individuos u organizaciones, se ven rápidamente superados por el vertiginoso ritmo del cambio, quedando desfasados y alienados en un mundo que no espera.

Lo que se queda en la nube, fluye en la nube

Por: Gabriel E. Levy B.

En un mundo cada vez más conectado y dinámico, la tercera ola de la computación redefine nuestras interacciones con la tecnología. Kevin Kelly, en su libro «Lo inevitable», nos presenta la «Era de los Flujos», una época en la que la inmediatez y la constante transmisión de información se han convertido en el eje central de nuestras vidas.

Este fenómeno ha transformado no solo nuestra manera de comunicarnos, sino también cómo vivimos y percibimos el mundo.

El concepto de la «Era de los Flujos» encapsula una realidad donde las páginas web y los navegadores han cedido protagonismo a los flujos y transmisiones.

Nos encontramos inmersos en un perpetuo estado de vigilancia de publicaciones en redes sociales, imágenes y videos que se difunden incesantemente, suscribiéndonos a feeds de YouTube y otras plataformas de contenido.

Aplicaciones como WhatsApp, WeChat y Telegram operan en un presente continuo, sin pasado ni futuro, donde cada mensaje, foto o video se desvanece casi tan rápido como aparece.

Los antecedentes de esta era de flujos se remontan al desarrollo de Internet y la forma en que las tecnologías de la información han evolucionado.

La primera ola de la computación se centró en las grandes máquinas y el procesamiento de datos a nivel empresarial. Con la segunda ola, Internet y la web se democratizaron, permitiendo la creación y el acceso a páginas estáticas, navegadores y motores de búsqueda.

Pero en esta tercera ola, la dinámica ha cambiado radicalmente: el flujo de información es ahora la unidad primaria de nuestra interacción tecnológica.

Kevin Kelly argumenta que este cambio hacia los flujos continuos es inevitable y forma parte de un proceso de evolución tecnológica que responde a nuestras necesidades humanas más profundas.

Vivimos en una era donde la inmediatez es esencial. Ya no esperamos a que un programa de televisión sea transmitido; preferimos consumir contenido en plataformas como Netflix, que nos ofrecen un flujo constante de entretenimiento a demanda.

Este cambio no solo se refleja en el ocio, sino también en la vida cotidiana: desde transacciones bancarias instantáneas hasta la comunicación en tiempo real con personas de todo el mundo.

Vivir en el flujo constante

El impacto de la «Era de los Flujos» se hace evidente en el contexto de nuestras vidas diarias. El flujo constante de información y la expectativa de respuestas inmediatas han cambiado cómo trabajamos, cómo nos relacionamos y cómo gestionamos nuestra vida personal.

En lugar de buscar documentos archivados, los almacenamos en la nube, accesibles desde cualquier lugar y en cualquier momento. Las colas en los bancos son cosa del pasado, reemplazadas por transferencias instantáneas y pagos móviles.

En este entorno, la inmediatez no es solo una conveniencia, sino una expectativa

Enviar un mensaje y esperar una respuesta en tiempo real se ha convertido en la norma, reflejando nuestra necesidad de conexión constante y de gratificación instantánea.

Este fenómeno también se manifiesta en la forma en que consumimos noticias y contenido: la información debe ser accesible al instante, con actualizaciones continuas que nos mantengan siempre informados.

El impacto profundo en la sociedad

El impacto de la «Era de los Flujos» va más allá de la tecnología y afecta profundamente a nuestra sociedad.

Esta transformación ha generado una nueva cultura de inmediatez y flujo continuo que reconfigura nuestras interacciones y nuestra percepción del tiempo.

La omnipresencia de los dispositivos móviles y las plataformas digitales nos permite estar siempre conectados, pero también nos enfrenta a un flujo incesante de información que puede resultar abrumador.

Un caso específico de esta transformación se observa en el ámbito de la educación y el trabajo.

La enseñanza a distancia y el teletrabajo han experimentado un auge sin precedentes, impulsados por la necesidad de adaptarse a un entorno digital donde la información y las interacciones fluyen sin interrupciones.

Plataformas como Zoom y Microsoft Teams han reemplazado las reuniones presenciales, facilitando la comunicación y la colaboración en tiempo real. Este cambio, aunque beneficioso en muchos aspectos, también plantea desafíos en términos de gestión del tiempo y equilibrio entre la vida personal y profesional.

Además, la «Era de los Flujos» ha redefinido el comercio y la economía.

Las compras en línea y los servicios de entrega inmediata han transformado nuestra manera de consumir, ofreciendo una experiencia de compra que se adapta a nuestras necesidades de inmediatez y conveniencia.

Empresas como Amazon han capitalizado esta tendencia, desarrollando sistemas logísticos avanzados que permiten entregas rápidas y eficientes, satisfaciendo la demanda de los consumidores por un flujo continuo de bienes y servicios.

Quien no fluye en esta era, es desbordado por el cambio

En la «Era de los Flujos», aquellos que no se adaptan a la inmediatez y a la constante transmisión de información se encuentran rápidamente desbordados por el ritmo vertiginoso del cambio. La sociedad actual exige una capacidad de adaptación sin precedentes; las estructuras tradicionales y los modos de operar que no se alinean con esta nueva dinámica corren el riesgo de quedar obsoletos. Esto se aplica tanto a individuos como a organizaciones. Empresas que no integran tecnologías de comunicación instantánea, servicios en la nube o plataformas de contenido en tiempo real, pierden relevancia frente a competidores más ágiles y tecnológicamente avanzados.

Para los individuos, la falta de adaptación puede resultar en una desconexión significativa de la realidad cotidiana. Profesionales que no se mantienen actualizados con las herramientas digitales modernas pueden ver sus habilidades desfasadas, afectando su empleabilidad y relevancia en el mercado laboral. Del mismo modo, en un ámbito social, aquellos que no participan activamente en redes sociales o no se suscriben a fuentes de información en tiempo real, pueden sentir una creciente alienación y aislamiento. La capacidad de fluir con el cambio no solo es una cuestión de supervivencia tecnológica, sino también de integración social y económica. En esta era, resistir al flujo es correr el riesgo de ser arrastrado por la corriente del progreso.

En conclusión, la «Era de los Flujos» propuesta por Kevin Kelly en «Lo inevitable» ha marcado un cambio profundo en nuestra forma de vida, introduciendo un paradigma donde la inmediatez y el flujo continuo de información son fundamentales.

Este fenómeno ha reconfigurado nuestras interacciones, expectativas y actividades diarias, reflejando una evolución tecnológica que responde a nuestras necesidades más básicas de conexión y acceso instantáneo.

Al adaptarnos a este nuevo entorno, debemos ser conscientes de los desafíos que plantea y buscar un equilibrio que nos permita aprovechar sus beneficios sin perder de vista la importancia del tiempo y la reflexión.

Sobre el autor

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte? Contáctanos y te atenderemos directamente