Criptomonedas: un personaje indeseable para Estados Unidos

Compartir

El sector de los activos digitales, como las criptomonedas, infringe las normas financieras de Estados Unidos, diseñadas para proteger a los inversionistas. Así han venido sosteniéndolo desde 2017 las entidades regulatorias de ese país. Es por ello que el Gobierno mantiene en la incertidumbre normativa a quienes consideren invertir en este rubro en el territorio estadounidense, lo que ha traído consecuencias devastadoras, como el cierre o el abandono del país de compañías del sector.

Por Gabriel E. Levy. B.

Estados Unidos vs. Criptomonedas

Las monedas virtuales y los activos digitales son víctima de la hostilidad manifiesta por parte del Gobierno y las entidades regulatorias de Estados Unidos. La cruzada contra el sector ha venido dejando damnificados por todos lados y algunos medios de comunicación sostienen que la excesiva regulación está acabando con criptoactivos como el Bitcoin[1].

Según relató el periodista especializado en criptomonedas Fernando Clementin para el portal Errepar+[2], “la Casa Blanca ataca a la industria desde varios frentes con diversos tipos de regulaciones”.

Por su parte, BBC News Mundo[3] también publicó recientemente que las empresas del rubro de las criptomonedas han venido enfrentando una serie de ataques en cadena, entre los que se encuentran las constantes denuncias contra compañías y ejecutivos que se alegan “violaciones que van desde no registrarse correctamente con las autoridades y divulgar adecuadamente su actividad hasta, en algunos casos, reclamos más perjudiciales como el mal manejo de los fondos de los consumidores y fraude”.

La sensación de hostilidad en el ambiente no es nueva, pero el fuego se avivó luego de que el pasado 27 de marzo la Comisión de Negociación de Futuros de Productos Básicos de Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés) demandó a la compañía china Binance, principal plataforma digital de intercambio global de criptomonedas, por evadir las normas estadounidenses, facilitar operaciones de derivados en el país sin tener licencia para ello y animar a los clientes a evadir los controles de cumplimiento utilizando redes privadas virtuales, entre otros cargos. Incluso, Changpeng Zhao, fundador de Binance, ha sido acusado por Estados Unidos de crear una “red de engaño” en el país.

Todo parece indicar que las acciones hostiles de Estados Unidos se centran en las empresas y las plataformas de recaudo e intercambio de monedas, puesto que no son bien vistas sus prácticas de retener los fondos de los clientes, emitir tokens, entre otras acciones poco tradicionales en el mundo de las finanzas.

Gary Gensler, presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), defendió las estrictas medidas regulatorias que el país ha establecido en este mercado y recordó la crisis económica de 1920 para compararla con la situación actual de las criptomonedas: “Charlatanes, estafadores, artistas del fraude, esquemas Ponzi… El público haciendo fila en el tribunal de bancarrotas”[4].

¿Cómo ha respondido el sector de las cripto?

El panorama es desalentador y se hace necesario advertir la gravedad de la situación, sobre todo si se tiene en cuenta que, tal y como afirma el artículo de BBC News, uno de cada seis estadounidenses ha invertido en criptomonedas.

Algunas compañías del rubro de los activos digitales han decidido cesar sus operaciones en el país norteamericano; tal es el caso de Bittrex. Tal y como aseguró Richie Lay, cofundador de la plataforma, “no es económicamente viable para nosotros continuar operando en el entorno regulatorio y económico actual de los Estados unidos”[5].

Otras compañías han decidido ceder terreno y otras más, dar la batalla.

Representantes de Robinhood, plataforma dedicada a las transacciones financieras, afirmaron que retirarían algunos activos de sus listados debido a las demandas en las que dichos activos son mencionados, y expresaron sentirse en una nube de incertidumbre frente al tema de los tokens.

Por su parte, directivos y representantes de empresas financieras que operan en el rubro de los criptoactivos manifestaron que han hecho múltiples esfuerzos para proponerle al Gobierno estadounidense nuevas reglas; no obstante, aseguran que la SEC “se ha negado a reconocer las distinciones entre los diferentes tipos de criptoempresas y las características de la tecnología, como el procesamiento automatizado descentralizado, que desafían los marcos existentes”[6].

Tal y como afirmó para BBC News Mundo Bart Stephens, socio y gerente de Blockchain Capital, firma de capital de riesgo e inversionista en diversas iniciativas del sector cripto, “ha sido una experiencia muy frustrante”. Así mismo opina Andrew Durgee, director de la División de Criptomonedas de la empresa de tecnología Republic: “La administración realmente tiene un objetivo en la industria. La incertidumbre regulatoria hace que las inversiones en Estados Unidos sean de mayor riesgo”[7].

Por su parte, Bill Hughes, asesor principal de Consensys, empresa de software que utiliza la tecnología blockchain del cripto, sentenció sin titubear que “la SEC, esencialmente ha determinado que, bajo su supervisión, las critpo ya no deberían existir en Estados Unidos”.

Consecuencias devastadoras

Las consecuencias de las acciones de Estados Unidos contra las criptomonedas son evidentes y ruidosas, lo que desemboca en una bola de nieve que acarrea peores escenarios. Por ejemplo, tras la demanda contra Binance, la cotización del bitcoin bajó el umbral de los USD 27 000. Movimiento que también imitaron otros activos digitales como Ether.

Por su parte, tanto inversionistas de gran talla como bancos y entidades financieras, vienen limitando o eliminando por completo su apoyo y sus negocios con empresas del sector cripto.

Si bien en la actualidad ambas criptomonedas se encuentran en niveles vistos en 2020, es decir, su valor de mercado general “ha disminuido aproximadamente un tercio desde su punto máximo y sus volúmenes de negociación han caído considerablemente”[8], es cierto que el valor de ambas a aumentado significativamente en comparación con los primeros meses de 2023, por lo que Bart Stephens, de Blockchain Capital, vislumbra una superación cercana de la crisis actual.

En conclusión, las medidas regulatorias que se aplican en Estados Unidos tienen en jaque la supervivencia de los activos digitales, particularmente de las criptomonedas. La Casa Blanca viene tomando acciones legales frente a las compañías que operan en este rubro y, mientras que especialistas en la materia aseguran que se trata de una cruzada hostil contra el sector, funcionarios y analistas opinan que es la mejor manera de mantener blindada la economía estadounidense. Por lo pronto, lo único constante en el ambiente de las criptomonedas es la incertidumbre.


[1] Computer Hoy. (15 de junio de 2023). La regulación excesiva está acabando con el Bitcoin y las criptomonedas en EE. UU. https://computerhoy.com/criptos/regulacion-excesiva-acabando-bitcoin-criptomonedas-ee-uu-1260882

[2] Errepar+. (4 de junio de 2023). Estados Unidos, Binance y un panorama regulatorio hostil para las criptomonedas. https://www.errepar.com/estados-unidos-binance-regulacion-criptomonedas

[3] BBC News Mundo. (15 de junio de 2023). Por qué Estados Unidos se ha vuelto cada vez más hostil hacia las ciptomonedas. https://www.bbc.com/mundo/noticias-65923325

[4] Ver declaraciones del funcionario: https://twitter.com/i/status/1666888844484960270

[5] Op. Cit. https://www.errepar.com/estados-unidos-binance-regulacion-criptomonedas

[6] Op. Cit. https://www.bbc.com/mundo/noticias-65923325

[7] Op. Cit. https://computerhoy.com/criptos/regulacion-excesiva-acabando-bitcoin-criptomonedas-ee-uu-1260882

[8] Op. Cit. https://www.bbc.com/mundo/noticias-65923325

Sobre el autor

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte? Contáctanos y te atenderemos directamente