La nueva era inalámbrica: el chipset de 640 Gbps

Compartir

En un avance revolucionario, un equipo de investigadores del Tokyo Institute of Technology y el National Institute of Information and Communications Technology desarrolló un chipset transceptor CMOS de banda D capaz de alcanzar velocidades de transmisión de 640 Gbps.

Este desarrollo promete cambiar el panorama de los sistemas inalámbricos de próxima generación, permitiendo aplicaciones avanzadas como automóviles autónomos y telemedicina.

Presentado en el 2024 IEEE Symposium on VLSI Technology & Circuits, este chipset podría ser el catalizador de la futura infraestructura inalámbrica global.

La revolución de la banda D

Por: Gabriel E. Levy B.

Desde la invención de las primeras redes inalámbricas, la búsqueda de mayor velocidad y eficiencia nunca se detuvo.

En las últimas décadas, hemos visto cómo estas tecnologías evolucionaron rápidamente. Hoy en día, los sistemas 5G dominan el mercado de las comunicaciones móviles, ofreciendo velocidades de hasta 10 Gbps utilizando frecuencias que varían entre 24 y 47 GHz.

Esta velocidad es suficiente para la mayoría de las aplicaciones actuales, pero la creciente demanda de datos, impulsada por el aumento en el uso de dispositivos conectados y aplicaciones intensivas en datos, exige soluciones aún más rápidas y eficientes.

Es aquí donde entra en juego la banda D, un rango de frecuencias que abarca de 110 a 170 GHz y que promete ser la base de las futuras generaciones de comunicaciones móviles.

A diferencia de las frecuencias utilizadas por el 5G, la banda D permite la transmisión de datos a velocidades significativamente más altas, abriendo nuevas posibilidades para aplicaciones avanzadas como los automóviles autónomos y la telemedicina.

Sin embargo, la implementación de la banda D presenta desafíos únicos. Las frecuencias más altas son más susceptibles a la atenuación, es decir, la pérdida de intensidad de la señal a medida que viaja.

Esto hace que sea crucial mantener la fuerza y la calidad de la señal para garantizar una transmisión de datos confiable y eficiente.

El uso de tecnología CMOS de 65nm no solo hace que el chipset sea altamente eficiente en términos de rendimiento, sino también económicamente viable para la producción en masa.

Esta eficiencia y rentabilidad son esenciales para la adopción generalizada de esta tecnología, allanando el camino para una nueva era de comunicaciones inalámbricas que podrían transformar la forma en que nos conectamos y utilizamos la tecnología en nuestra vida diaria.

El futuro de las comunicaciones inalámbricas

El chipset desarrollado por el equipo de Okada no es solo una mejora incremental, sino un salto cuántico en la tecnología de comunicaciones inalámbricas.

Al utilizar la banda D, este chipset logra una velocidad de transmisión de 640 Gbps, diez veces más rápida que las actuales redes 5G.

La clave de este avance radica en la combinación de amplificadores de potencia, amplificadores de bajo ruido, conversores de frecuencia y amplificadores distribuidos, todos diseñados para mantener la velocidad y la calidad de la señal a través de un amplio espectro de frecuencias.

Durante las pruebas, el equipo logró velocidades impresionantes: 200 Gbps

Transformando industrias y experiencias

Las implicaciones de este avance tecnológico son vastas.

En el ámbito de los vehículos autónomos, la capacidad de procesar y transmitir grandes volúmenes de datos en tiempo real es esencial para la seguridad y eficiencia.

Del mismo modo, en la telemedicina, la transmisión de datos a alta velocidad puede permitir consultas y cirugías remotas con una precisión sin precedentes. Además, las experiencias de realidad virtual y aumentada se verán beneficiadas por la reducción de latencia y la mejora en la calidad de transmisión.

El profesor Theodore S. Rappaport, experto en comunicaciones inalámbricas, explicó en Tech Xplore que: “la capacidad de estas nuevas tecnologías no solo redefine los límites de la velocidad, sino que también abre nuevas oportunidades para la innovación en múltiples sectores”.

La adopción de estos chipsets podría ser el próximo gran salto en la evolución de las redes inalámbricas, transformando no solo la forma en que nos comunicamos, sino también cómo interactuamos con el mundo digital.

Casos de uso: más allá de la teoría

Ya se están explorando aplicaciones prácticas de esta tecnología.

En Japón, se han iniciado pruebas para integrar estos chipsets en infraestructuras de transporte inteligente, buscando mejorar la comunicación entre vehículos y sistemas de tráfico para reducir accidentes y mejorar la eficiencia vial.

En el ámbito de la telemedicina, hospitales en áreas rurales están evaluando el uso de estas redes de alta velocidad para realizar consultas con especialistas en tiempo real, superando las barreras geográficas y mejorando el acceso a atención médica de calidad.

Otro ejemplo notable es el de las experiencias de realidad virtual en educación. Universidades y centros de investigación están utilizando estas tecnologías para crear entornos de aprendizaje inmersivos, donde los estudiantes pueden interactuar con contenido educativo en 3D en tiempo real, mejorando la comprensión y retención de información.

En conclusión

La introducción del chipset de 640 Gbps representa un hito en la evolución de las comunicaciones inalámbricas. Su capacidad para ofrecer velocidades sin precedentes y su potencial aplicación en diversos campos aseguran que estamos al borde de una nueva era tecnológica. Con estos avances, el futuro de la conectividad inalámbrica se vislumbra brillante y lleno de posibilidades.

Referencias:

– Tech Xplore. (2024). [A novel 640 Gbps chipset paves the way for next generation wireless systems](https://techxplore.com/news/2024-06-gbps-chipset-paves-generation-wireless.html).

– Rappaport, T. S. (2019). «Wireless Communications: Principles and Practice».

Sobre el autor

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
Scroll al inicio
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte? Contáctanos y te atenderemos directamente